Cómo escribir un email con gancho

  
christin-hume-unsplash
Muchos de nosotros como diseñadores freelancers hemos tenido que tocar las puertas de potenciales clientes. Normalmente, contactamos con ellos a través de email así que es muy importante saber cómo escribir un buen correo que no deje indiferente al cliente y consigamos un primer acercamiento o un interés hacia nuestra propuesta.


Antes que nada, recomiendo estudiar bien a la empresa o cliente al que te quieres dirigir. Es decir, entra en su web o redes sociales y estudia a qué se dedica, cuál es su mercado objetivo, cuál es su estilo, su filosofía, qué ofrece y cómo lo ofrece. Es importante conocer bien a nuestros potenciales clientes para saber qué decirle y cómo se lo vamos a decir. Tal vez esto resulta un trabajo tedioso y aburrido pero, sinceramente, cuando me he parado a estudiar a quién me voy a dirigir, consigo más respuestas positivas que cuando he hecho mailing a “lo loco”. Si alguna vez ustedes han hecho esto último, les aconsejo que no lo vuelvan a hacer porque es quemar cartuchos a lo tonto. 

markus-winkler unsplash
También, hay que tener muy clara cuál es tu propuesta de valor, es decir, qué te hace único y diferente. Si sabes esto, sabrás cuál es tu mercado objetivo. Una vez tengas esto claro y habiendo investigado a tu potencial cliente, has de identificar qué problema o carencia podría tener. Si es una marca de moda femenina, por ejemplo, estudia cada cuantas temporadas o con qué asiduidad lanza nuevos diseños. De esta manera podrás intuir qué cantidad de estampados podría necesitar a lo largo del año. 

Cuando hayas investigado todo lo necesario sobre el cliente o empresa, tendrás que hacer un primer contacto. Yo recomiendo que antes de mandar información a cualquier cliente potencial es mejor tener un primer contacto con él, vía telefónica o por redes sociales porque a veces es un poco invasivo recibir correos de alguien que no conoces y te quiere vender algo. Haz una breve introducción sobre ti o tu negocio y pregunta quién es la persona encargada de comprar diseños. Cuando hables con ella, pregúntale si puedes enviarle más información sobre tus servicios o productos. Si consigues que te proporcionen una dirección de email, normalmente significa que suelen contratar servicios externos o que está en sus planes comenzar colaboraciones con diseñadores freelancers. Las empresas que tienen equipos de diseños internos y no colaboran con nadie más suelen decirte que no directamente.


 
scott graham unsplash
Bueno, pues ahora es momento de escribir ese email con gancho que hará captar la atención de tu futuro cliente. Para empezar has de saludar y nombrar a la persona en cuestión, esto da a entender que el email es personalizado, a nadie le gusta recibir esa clase de mensajes que se nota que son plantillas y que está enviado en masa porque no te nombran en ningún momento. Luego agradece que te haya proporcionado el contacto para enviarle la información de tus servicios. Una manera muy rápida de captar la atención es hacer una breve presentación sobre ti y tu negocio incluyendo factores en común entre tú y la empresa a la que te diriges para crear un vínculo. Por ejemplo, si en tu filosofía está el valor de la moda sostenible y esa empresa a la que te diriges también lo practica, pues escribe una frase que mencione esto. Cuéntale tu propuesta de valor o la solución que le vas a aportar a su negocio. Escribe un email que se centre en el cliente, en el “problema o carencia” que has detectado y cuéntale cómo se lo vas a solucionar. Estas son unas de las claves para que tu futuro cliente se fije en ti y quiera trabajar contigo. Es importante que tu estilo encaje con la empresa a la que te estás dirigiendo pero también los compradores necesitan que le “arreglen” sus problemas de su día a día en el trabajo. Cuanto más masticado le des el trabajo, mejor. En realidad, te tienes que poner en la piel de esa persona y pensar con qué obstáculos, dificultades y problemas se enfrenta en su trabajo y como tú le puedes solucionar esas dificultades y hacer que contraten tus servicios. 

Normalmente, como diseñadores que somos, tendemos a enfocarnos mucho en hacer diseños bonitos, de tendencia y que encajen con el estilo de nuestros clientes y nos olvidamos de que, además de diseñadores somos pequeños empresarios. No se trata de hacer una pila de diseños y luego enseñarlo a los clientes para que nos los compren. Tienes que pensar en el discurso que hay detrás de tu trabajo, de tu marca y de ti como diseñador. Se trata de contar historias, al fin y al cabo, a todos nos gusta escuchar historias.

Austin distel unsplash

Una de las cosas que me suelen decir mis clientes a menudo es que les gusta que detrás de cada colección que les presento hay una historia, un discurso, una inspiración. Yo además de presentar los diseños así, tal cual, voy contando lo que hay detrás de cada serie. En qué me he inspirado y cómo he llegado a esa conclusión. Y cuando escribo un email por primera vez hago lo mismo. Descubro cual es la filosofía de mis potenciales clientes, qué cosas tenemos en común para saber en que podemos conectar, nombrar sus carencias y darles soluciones. Y para finalizar el email con gancho, has de pensar en una última frase que incite a la acción, lo que en marketing se conoce como “call to action”. Si lo que deseas es tener una reunión con este posible cliente, tanto presencial como online, tienes que decirle que estás disponible para ello. Y no solo decirle que estás disponible, has de decirle que días en concreto y a qué hora. De esta manera estás concretando el magen de decisión. Consigues respuestas más rápida que si le dices que te llamen cuando ellos puedan o que te den una fecha. Los compradores están bastante ocupados como para perder el tiempo en abrir la agenda y mirar que día están libres, es mejor que tú  le concretes. Luego ya habrá tiempo de negociar cualquier otra fecha.

En resumidas cuentas, has de saber a quién te diriges, cuál es tu propuesta de valor y qué quieres conseguir o cual es el objetivo de tu email. Entonces, esta es la estructura:
  • Saludo+nombre de la persona a la que te diriges (A QUIEN)
  • Breve presentación de ti/tu negocio o marca comentando los puntos en común que tienes con la empresa a la que te diriges (PROPUESTA DE VALOR)
  • Detecta cuales son su problemas o carencias y ofrecerles una solución  (PROPUESTA DE VALOR)
  • Frase de llamada a la acción o “call to action” (OBJETIVO/PARA QUE)
  • Despedida
Siguiendo todos estos pasos que te he contado he recibido muchísimas respuestas positivas, he concretado reuniones y he comenzado relaciones laborales con clientes. Espero que te sirva a ti también y si tienes experiencias que te hayan servido a ti y quieras compartir, puedes comentarlo aquí abajo.


Un saludo y ¡nos vemos la próxima semana!

Unete a nuestro grupo de Facebook :)

Comentarios

Entradas populares